Sin categorizar

El comportamiento de los gatos

comportamiento-gatos

El comportamiento de los gatos

Sabemos que la conducta de un gato está influenciada no solo por las características inherentes a su especie, raza, genética y a la personalidad de cada individuo, sino que también puede variar significativamente según la educación, el ambiente y los cuidados proporcionados por cada tutor.

De esta manera el carácter y el comportamiento de los gatos está sujeto a varios factores

Genético:   el carácter de los gatos está estrechamente relacionado con su herencia genética, hasta en un 30%, que incluye los rasgos característicos de la raza y de los progenitores. Un ejemplo es, cuando los felinos presentan un carácter asustadizo, es muy probable que lo transmitan a sus hijos.

Socialización: la socialización de los gatos cachorros influye directamente en el carácter de su etapa adulta. Este período, que comprende desde las dos semanas de vida hasta las siete, se considera una «etapa sensible», pues es donde se produce el reconocimiento de las «especies amigas». Por tanto, durante la socialización de los cachorros debemos asegurarnos que interactúen de forma positiva con todo tipo de personas, animales y entornos, sin llegar a producir estrés en los individuos.

Aprendizaje: la educación y el entorno en el que se han desarrollado proporcionan a los felinos una experiencia que está estrechamente ligada a su comportamiento. Si bien la genética y la socialización juegan un papel muy importante, el aprendizaje es clave en los gatos, animales domésticos con capacidades de aprendizaje muy elevadas.

De esta manera, cada gato puede llegar a mostrar un carácter único, incluso cuando hablamos de individuos hermanos que se han criado juntos y han tenido experiencias similares. Por esta razón la tarea de educar a un gato desde que es pequeño es tan importante.

El comportamiento de los gatos varía según la etapa de vida en la que se encuentren. Así, podemos observar que los gatos cachorros son mucho más juguetones y curiosos, mientras que los gatos ancianos suelen mostrar un comportamiento más calmado a lo largo del día

Las mallas de seguridad para balcones de Mallas y Mascotas son una gran opción para los hogares con mascotas que se estan adaptando a su nuevo hogar, ya que pueden protegerlos de una caída o de escaparse cuando dejamos las ventanas abiertas.

Comportamiento de gatos cachorros

Los gatos no nacen con un carácter definido, aunque, existen rasgos de su personalidad que estarán asociados al comportamiento propio de la especie o a la genética.

Tras el nacimiento, los gatitos dependen por completo de su madre, hasta los 9 o 15 días de vida, cuando empiezan a ganar movilidad. Al mismo tiempo se produce el inicio de su período de socialización, por ello, en esta etapa será imprescindible socializar los gatos cachorros de forma positiva.

Dejaremos que interactúen con personas, animales y elementos del entorno para que puedan familiarizarse con ellos, evitando así la aparición de miedos u otras conductas indeseadas.

Todo esto definirá el comportamiento en su etapa adulta.

A partir de las 4 o 5 semanas el período de socialización empieza a finalizar y empezaremos a observar nuevos comportamientos en los gatitos. La convivencia junto a su madre y hermanos les permitirá aprender el lenguaje y la comunicación de los gatos, la base de su comportamiento social.

Observaremos que empiezan a comer por sí mismos pequeñas cantidades de alimento, a utilizar el arenero y enterrar sus heces, la aparición del “acicalamiento” hacia sí mismos y hacia otros individuos, el juego social, la conducta predatoria y un mayor comportamiento social en general.

En este momento será imprescindible utilizar el refuerzo positivo (golosinas, palabras amables o caricias) para incentivar a los gatos a mostrar las conductas que consideremos positivas, tales como utilizar el rascador, dejarse manipular o dormir en su cama.

Más adelante, a partir de las 7 semanas de vida y hasta la pubertad, los felinos se inician en el período juvenil, que se caracteriza por la aparición de conductas sexuales. En este momento será fundamental acudir a nuestro veterinario para informarnos acerca de los beneficios para la salud que representa la castración de los gatos, como puede ser la prevención de ciertos tipos de cáncer o el marcaje con orina dentro del hogar

Comportamiento del gato adulto

El comportamiento de los gatos adultos estará muy influenciado por las etapas de transición, socialización y juventud, aún así, seguirán aprendiendo a lo largo de su vida de todas aquellas experiencias que se les presenten.

Si les hemos garantizado experiencias positivas, lo más probable es que comprobemos un comportamiento equilibrado en nuestros gatos, aunque ello pueda estar influenciado ligeramente por la raza o la genética. No obstante, cada felino podrá desarrollar su propio carácter y temperamento.

Aun así, de forma general, podemos observar que los gatos adultos son animales territoriales, que se aferran firmemente a su rutina como una forma de preservar su bienestar. Los cambios repentinos suelen provocar la aparición de estrés en los gatos, que afecta no solo a su comportamiento, sino también a su salud.

A partir de los 10 y los 12 años de edad observaremos la aparición de los primeros síntomas de vejez en los gatos, tanto físicos como comportamentales. En esta etapa los gatos dedican más tiempo a descansar, requieren más cuidados y afecto, no están tan activos y pueden empezar a desarrollar problemas de salud. Será fundamental seguir incentivando el juego y los hábitos diarios, aunque sea durante un menor lapso de tiempo.

Comportamiento de los gatos con humanos

Por último (pero no menos importante), hablemos un poco sobre el comportamiento de los gatos con los seres humanos, concretamente acerca de la relación que tienen hacia sus tutores.

El instinto de supervivencia de los gatos les empuja a aferrarse a una rutina y a defender su territorio, pero, además, también influye enormemente a la hora de relacionarse con las personas. De forma general, es totalmente normal que los gatos no se acerquen de inmediato a una persona desconocida, aunque por supuesto existen individuos muy sociables que disfrutan con el contacto hacia las personas.

Los gatos suelen evitar y rehuir a las personas que no conocen, a aquellas que son especialmente ruidosas o a las que quieren cogerlos. En caso de no poder huir y sentirse acorralados, los felinos pueden llegar a mostrar ciertas advertencias como gruñidos. En el caso de ser ignorados pueden incluso atacar.

Pero si hablamos de la relación entre los felinos y su tutor, ya suponemos que se trata de un vínculo basado en el afecto y la confianza. Por supuesto, no podemos esperar que los gatos actúen de la misma forma que un perro, pues se trata de especies distintas.

A su vez, los felinos suelen ser animales más independientes que, muchas veces, optan por un estilo de vida más solitario en estado natural, aunque los gatos puedan formar colonias de gatos donde cada individuo preserva su autonomía, pero colabora con la supervivencia de su grupo.

Por lo tanto, si bien los gatos entienden que les proporcionamos condiciones óptimas para su desarrollo y les brindamos afecto, los gatos no nos ven como referentes, tal y como lo hacen los perros, sino que como miembros de su comunidad (o familia, por decirlo en términos más «humanos»).

Comportamiento de los gatos en celo

Para terminar, debemos hacer una mención especial al comportamiento de los gatos en celo. Debemos saber que las conductas sexuales son totalmente instintivas y que provocan cambios en su organismo y conducta. Influenciado por las horas de luz, el clima y otros individuos, el celo en los gatos causa ciertas conductas, tales como:

  • Maullidos
  • Marcación territorial
  • Agresividad
  • Temblores
  • Frotamiento
  • Etc.

Si bien existen algunos métodos anticonceptivos para gatos que evitan la aparición de estos síntomas, como puede ser la inyección para el celo, debemos saber que también tienen efectos secundarios graves para salud. La única forma efectiva de prevenirlos por completo es la castración.